Biciciclismo.com
País: España

Búsqueda personalizada
Buscar noticias
Últimas noticias

SECCIÓN PATROCINADA POR:

Siguenos en Twitter   Siguenos en Facebook   Canales RSS
Lo más leído
Hemeroteca
Noticias
31/10/2014 - Profesionales

Los 10 de BiciCiclismo: Valverde, el número uno

BiciCiclismo, y buena parte de sus seguidores, ha elegido a Alejandro Valverde como el número uno de la temporada 2014, por delante de Alberto Contador y Vincenzo Nibali.

Michal Kwiatkowski y Alexander Kristoff completan los cinco primeros de nuestro ránking, con Nairo Quintana, Marcel Kittel, Simon Gerrans, Fabio Aru y Tony Martin a continuación. Ellos son, desde Valverde a Martin, “Los diez de BiciCiclismo” de 2014.

Una elección para la que hemos pulsado la opinión de nuestros lectores y seguidores a través de nuestras redes sociales y que se han tenido muy en cuenta, así como los resultados deportivos, la regularidad de los elegidos durante toda la temporada, la combatividad y la versatilidad, y la progresión en sus carreras y su proyección.

1º Alejandro Valverde (1980, Movistar Team)
El más regular. El más versátil. De febrero a octubre. Nueve meses al máximo nivel. Once victorias de todos los colores y podios en las mejores carreras del mundo. Desde su dominio en Andalucía hasta el segundo puesto en Lombardía. Su primera parte de temporada fue muy buena, tres victorias y la General de la Vuelta a Andalucía, Murcia, Roma Maxima y el GP Indurain, además der ser tercero en la Strade Bianche y quinto en la Vuelta al País Vasco, con tres segundos. Y en las Ardenas fue el mejor, cuarto en la Amstel Gold Race, primero en la Flecha Valona y segundo en Lieja, solo Gerrans le apartó de su tercera Decana.

La segunda parte fue extraordinaria. Volvió en junio en su línea, segundo en la Ruta del Sur y se exhibió en los Campeonatos de España, se llevó con el título contrarreloj que le faltaba y fue segundo en la prueba en línea siendo el más fuerte. En el Tour tuvo una oportunidad de oro de subir al podio, con Froome y Contador fuera del camino, pero, por sorpresa, Pinot y Peraud pudieron con él para acabar cuarto en París, fuera de su podio soñado. No se le acabó la cuerda. Todo lo contrario. Se resarció en la San Sebastián y en la Vuelta a España, con Quintana al frente, aceptó su papel de secundario y dio un golpe en La Zubia. La caída del colombiano le obligó a asumir los galones y lo hizo de la mejor manera posible, solo inferior a Contador y Froome, y sumando un nuevo podio, esta vez en Santiago de Compostela. Todavía le quedaban dos balas, bronce en el Mundial, su sexta medalla, y segundo en Lombardía, un segundo Monumento que se le escapaba pero que certificaba su victoria en el WorldTour.

2º Alberto Contador (1982, Tinkoff-Saxo)
El Pistolero ha vuelto. El mejor en las vueltas, con el segundo como el peor puesto, al margen de su doloroso abandono en el Tour de Francia cuando era el gran favorito. Se preparó como nunca y la recompensa llegó. Su ambicioso carácter hizo el resto. Definitivamente, ha vuelto, en una versión más mejorada, mejor preparado, con concentraciones en El Teide made in Sky. Un desatado Kwiatkowski le apartó de la victoria en Algarve, un triunfo que se no se le escapó en Tirreno, con exhibición incluida camino de Guardiagrele. El número uno estaba de regreso. Joaquim Rodríguez y las bonificaciones le relegaron a la segunda plaza en Catalunya y el golpe de mano lo dio en la Vuelta al País Vasco. Su tercera victoria en la ronda vasca, sometiendo a Valverde. Tras el descanso, reapareció en el Dauphiné y fue capaz de aguantar los salvajes ataques de Froome en el col du Béal, le enseñó los dientes, lejos de la diferencia de 2013.

Y llegó su Tour de Francia. La redención. Enseguida se mostró hasta que los adoquines le retrasaron frente a Nibali y en Gerardmer dio un golpe sicológico que desgraciadamente se quedó ahí por su caída en la etapa de La Planche des Belles Filles. Adiós a su mayor deseo. Pero quedaba la Vuelta. Después de muchas dudas, incluso avanzó su renuncia, la rodilla no tardó en funcionar y llegara más o menos justo supo superar las primeras etapas para destaparse definitivamente en la crono de Borja. Y ya no se bajó en su camino hacia la victoria final, un punto por encima de Froome, como demostró en las dos grandes etapas de montaña, Somiedo y Ancares. Un consuelo de su caída en el Tour. Renunció al Mundial de su país y apostó, más bien su equipo, por el número uno del WorldTour, pero su temporada terminó en una curva de Lombardía.

3º Vincenzo Nibali (1984, Astana)
Su triunfo en el Tour de Francia fue indiscutible, con cuatro victorias en los grandes escenarios, Sheffield, La Planches des Belles Filles, Chamrousse y Hautacam, independientemente de los abandonos de Froome y Contador. Una victoria merecida que empezó a cimentar en los adoquines de Roubaix, tercero nada menos en Arenberg. El rey de julio. De paso, entraba en el selecto grupo de ganadores de las tres Grandes después de llevarse la Vuelta a España 2010 y de vencer en el Giro de Italia 2013. Su evolución ha sido constante, a fuego lento, lo que le avala. De hecho no se ha bajado del podio de Giro, Tour y Vuelta desde 2010. Un éxito que llegó después de una primera parte de temporada sin resultados que ofrecer a Alexander Vinokourov que se puso nervioso e incluso arengó a sus corredores por correo electrónico.

Nibali, afortunadamente, siguió a lo suyo, dedicado a trabajar. Empezó a despertar en Romandía, quinto, y en el Dauphiné, séptimo, aunque lejos de la sexta marca de Contador y Froome. Antes del Tour consiguió el mejor triunfo posible, el Campeonato nacional, y con la bandera tricolor sobre el maillot celeste del Astana tomó la salida en el Tour inglés. Pronto lo cambió por el amarillo, con su victoria en Sheffield, y nadie fue capaz de acercase, superior a Peráud, Pinot y Valverde, sin rivales a su altura tras los abandonos consecutivos de Froome y Contador. En París, se acabó su temporada, aunque trató de regresar para ser el capitán de su selección en Ponferrada.

4º Michal Kwiatkowski (1990, Omega Pharma-Quick Step)
La sensación de la temporada gracias a su mágico triunfo en Ponferrada. Una victoria trabajada y merecida. El más fuerte y el más listo, y con una selección de Polonia a su servicio y que dio la cara. No esperó al último repecho donde sí esperaban Gerrans y Valverde y sorprendió a todos. Su apuesta desde salida era la victoria y la consiguió. Oro y arcoíris. La confirmación de una estrella y de una temporada sobresaliente que empezó en febrero doblegando a Contador y Rui Costa en Algarve –antes ofreció su primera exhibición en Mallorca- y después a Sagan en la Strade Bianche. Tampoco pasó desapercibido en la Tirreno-Adriático, fue líder y solo Sagan pudo con él en Arezzo, y resistió hasta el ataque de Contador. No se vino abajo, nunca lo hace y regresó en la Vuelta al País Vasco solo superado de nuevo por Contador, después de cinco terceros puestos en seis etapas. La primera guinda llegó en las Ardenas, quinto en Amstel y tercero en Flecha y Lieja. Las vueltas de una semana y las clásicas son su terreno abonado. Alargó su forma y mostró sus cualidades en el prólogo del Tour de Romandía.

Centrado en el Tour de Francia después de ser 11º el año anterior, no alcanzó su mejor nivel y acabó 28º, aunque intentó el triunfo de etapa sin suerte. Antes ganó el Campeonato nacional contrarreloj. No, no desesperó. Por primera vez, se concentró en altura y en Gran Bretaña llegó el Kwiatkowski desatado, segundo sorprendido por Van Baarle. Pese a su juventud, dio una lección maestra de estrategia y visión de carrera en Ponferrada y sus piernas hicieron el resto. La locomotora polaca atacó a falta de ocho kilómetros y ya no miró atrás, solo al final para creerse que era campeón del mundo. Todo con solo 24 años.

5º Alexander Kristoff (1987, Katusha)
Venía avisando el noruego en las últimas temporadas y este 2014 dio un definitivo salto adelante con nada menos que 14 victorias y en los mejores escenarios, ahí están la Milán-San Remo y dos etapas del Tour de Francia. En la Classicissima supo superar todas las dificultades, el terreno y las malas condiciones climatológicas, para ser el más rápido y destaparse por delante de Cancellara. Hushovd tenía relevo, y vaya relevo. El del Katusha fue después quinto en el Tour de Flandes y demostró su adaptación a todo tipo de clásicas. Antes y después del Tour coleccionó victorias en su país, dos etapas en el Tour de Noruega, tres etapas y la General del Tour des Fjords y dos etapas en la Arctic Race. Y en la Grande Boucle no hizo sino confirmar y poner la guinda, dos victorias en Saint-Etienne y Nimes y tres segundos. No fueron sus últimos éxitos ya que en la Vattenfall Cyclassics se anotó su segunda clásica del WorldTour. Y en Ponferrada fue el más rápido del pelotón, octavo, demostrando que en caso de haber llegado al sprint al menos el podio era suyo.

6º Nairo Quintana (1990, Movistar Team)
Nunca sabremos hasta dónde podría haber llegado en la Vuelta a España. Su doble caída puso fin a su temporada con solo 61 días antes de competición. Antes demostró su madurez con la maglia rosa del Giro de Italia. Enfermo, caído, resucitó en la polémica etapa del Stelvio y ya no dejó escapar la victoria con el golpe de mano en el Val Martello y la confirmación en el Monte Grappa. Un éxito que da continuidad a su segundo puesto del Tour de Francia. El colombiano disputó seis vueltas y ganó tres, San Luis, en enero, el Giro y Burgos, fue segundo en Tirreno-Adriático, superado por Contador, y quinto en Catalunya. En la Vuelta, sufrió una aparatosa caída vestido de rojo –afortunadamente sin lesiones más graves- y dijo adiós a sus opciones para retirarse al día siguiente machacado por otra caída.

7º Marcel Kittel (1989, Giant-Shimano)
El velocista de nuestro diez. El hombre más rápido del pelotón, como demostró, por segundo año consecutivo en el Tour de Francia, ganó tres de las cuatro primeras etapas y de nuevo aguantó hasta París para alzar los brazos en los Campos Elíseos. A Cavendish le ha llegado el relevo antes de lo que todos pensaban. Este año, además, no dio opción en el Giro de Italia, con dos victorias antes de retirarse enfermo en la cuarta etapa. El alemán solo ha sido derrotado en tres sprints, 4º en una etapa de la Arctic Race, 6º en la Vattenfall Cyclassics y 8º en una etapa de La Panne. En las demás rectas de llegada, ha sido vencedor: tres parciales en el Dubai Tour, dos en el Ster ZLM Tour, dos en Gran Bretaña y la clásica Scheldeprijs.

8º Simon Gerrans (1980, Orica-GreenEdge)
En Lieja, tocó el cielo y solo Kwiatkowski le apartó del oro en el Mundial de Ponferrada. El australiano acumula canela los últimos años: ganó la Milán-San Remo en 2012 y se hizo con dos etapas en el Tour de Francia y fue amarillo, dos hitos para su equipo. Este 2014 no pudo empezar mejor, campeón nacional y ganador por tercera vez del Tour Down Under. Las alergias le mermaron después, aunque supo llegar a punto a las Ardenas, tercero en la Amstel –descansó en la Flecha Valona- y perfecto en La Decana, con la suerte de su lado por la caída de Dan Martin, para mostrarse intratable en Ans por delante de Valverde y Kwiatkowski. Las caídas le impidieron rendir a su nivel en el Tour. Pero, una vez más, supo rehacerse y estuvo imbatible en Canadá, en Québec y Montréal. Gran favorito en Ponferrada, solo la magia de Kwiatkowski le apartó de vestirse de arco-íris.

9º Fabio Aru (1990, Astana)
Sin duda, la revelación de la temporada, tercero en el Giro de Italia y quinto en la Vuelta a España. En solo dos temporadas en el pelotón profesional, el italiano ha explotado sus cualidades para la escapada. La gran sorpresa la dio en el Giro. Con Scarponi fuera de juego, fue a más para ganar en Montecampione y solo ceder ante Quintana en la una increíble cronoescalada al Monte Grappa. Así que escoltó a Quintana y Urán en el podio final. Sin presión tomó la salida en la Vuelta a España y pronto dejó claro que no venía pasear. Con sus dos triunfos, en San Miguel de Aralar y Monte Castrove, demostró su fondo y su capacidad para el futuro, quinto, solo por detrás de Contador, Froome, Valverde y Joaquim Rodríguez. Y en Lombardía, demostró que es algo más que un corredor de tres semanas, en la lucha por la victoria hasta el final y noveno, penalizado por su falta de velocidad.

10º Tony Martin (1985, Omega Pharma-Quick Step)
Su exhibición camino de Mulhouse en el Tour de Francia le vale para entrar en este particular top diez. Esta vez sí, remató el premio que se le escapó en Cáceres en la Vuelta a España 2013. Fue su guinda a una temporada en la que, sin embargo, no se mostró imbatible contra el reloj y Wiggins le relegó a la plata en el Mundial de Ponferrada y le impidió alcanzar su cuarto título consecutivo. También fue derrotado en Dubái, Algarve y Tirreno-Adriático hasta que se resarció en la Vuelta al País Vasco, con dos victorias, una al estilo Martin, de lejos, en Urdazabi, y otra en su elemento, en la exigente crono de Markina. Después, volvió a vencer en el Tour de Bélgica y se mostró intratable en las dos cronos del Tour de Suiza, incluso finalizó cuarto en la General. En el Tour de Francia, no falló, extraordinario en Mulhouse y no se le escapó el triunfo en la cronometrada final en Perigueux, además de guiar a Kwiatkowski sin que el polaco rematara. En el Mundial, no pudo con las cuestas de Ponferrada y cedió su trono a Wiggins, igual que por equipos, bronce con el OPQS.

leer noticia

Otros titulares:

histórico de noticias

Tus equipos preferidos

Resultados (terminadas)
Cycling Total comunicación y servicios S.L.  C/ Estartetxe, 5 Oficina 309  ·  48940 Leioa (Vizcaya)
Teléfono: +34 94 480 67 47  ·  Fax: +34 94 480 67 48   ·  info@biciciclismo.com
Publicidad Aviso Legal
Política privacidad
Política de cookies
Desarrollado por GURENET: diseño web Bilbao